Cría de canarios en Las Palmas de Gran Canaria

Consejos

En nuestra empresa, Pajarería Julio, le ofrecemos consejos.

Consejos para la cría de canarios

Cría de canarios para principiantes

Los pájaros al nacer tienen una temperatura basal muy baja e irregular, es decir, son poiquilotermos, de ahí que necesiten una relativa temperatura ambiental y una alimentación estimulante y proteica.
Sin embargo, al cabo de tres o cuatro días pasan a ser homeotermos, lo que significa que tienen una temperatura orgánica constante (sangre caliente) y es el momento de pasar a una alimentación termógena para conseguir la energía calórica necesaria que necesita el animal.
En caso del canario, la alimentación es aquella de que disponen los padres para alimentar a los recién nacidos, ya que estos precisan la comida directa de los mismos. La primera alimentación de los polluelos es hidratante y azucarada y procede del buche de la madre. La alimentación sucesiva es la que depende realmente de los padres, en función de los alimentos que tenga en ese momento, de ahí la importancia de una ración adecuada.

Alimentación durante la cría:
El sistema de cría que les voy a presentar lo llevo desarrollando durante muchos años y me da unos resultados bastante óptimos. No quiere decir que no existan otros mejores, porque cada criador tiene un sistema propio de cría de canarios y si le va bien no tiene por qué cambiarlo por otro.

Al nacimiento de los pollos se les pone a los padres una hoja de lechuga, pasta seca y húmeda al 50% y una mezcla de semillas sin alpiste, que preparo y comercializo en la tienda. La pasta se puede enriquecer con vitaminas en polvo o líquidas. Esto hay que hacerlo todos los días hasta que los hijos coman solos.
 Los alimentos hidrocarbonatos (harinas, pan, bizcocho, leche, etc.) hay que dosificarlos correctamente, ya que en principio cumplen con la indicación de suministrar calorías al animal nidófilo, tienen el inconveniente de ser ingeridos abundantemente y con excesiva cantidad de agua, dando lugar a diarreas, parexias de intestino, empacho y muertes.

 Cría a mano:
Se plantea cuando los padres no crían y no se tienen otras parejas a quien pasar los pichones.
Hoy día no es problema la cría a mano, puesto que hay papillas preparadas para tal efecto y agujas para empapuzar a las crías.
 El suministro se hará cada 2 o 3 horas, evitando que los animales coman en exceso y sincronizando la toma regularmente.

Desarrollo de los polluelos:
 Después del nacimiento el desarrollo es muy rápido cuando la alimentación es correcta. A los cinco o seis días abren los ojos. El emplume comienza a brotar. Es conveniente observar el nido todos los días, en condiciones normales, todos los integrantes del nido deben de tener el mismo desarrollo. Es necesario colocar uno o dos huevos de plástico para evitar que los pollos más grandes aplasten a los más pequeños. La existencia de animales con menor desarrollo se soluciona cambiando los pollos más pequeños o los más grandes a otras parejas para igualar por tamaños. Ya que si no se hace así los más pequeños van a ser aplastados por los mayores. En caso de no tener otras parejas se pueden criar a mano los pichones o si se tiene tiempo apartar los más desarrollados unos minutos hasta que la madre alimente a los más pequeños y luego colocarlos otra vez en el nido.
 El retraso en el desarrollo de los pájaros se debe normalmente a que los padres son malos criadores o a que tengan enfermedades como coccidiosis, salmonelosis o diarreas.
Una alimentación muy fuerte produce diarreas, por lo que es importante evitar la híper nutrición.
Cuando comienza el emplume es el momento de anillar los pájaros.

 Separación de los pollos:
 Hay muchos criadores que separan los pájaros a los treinta o treinta y cinco días, esto corre el riesgo de que exista algún pájaro que todavía no parta el alpiste y muera al poco tiempo por comer una sobredosis de pasta o de alimentos blandos. No se debe olvidar nunca que el canario es un animal granívoro.
 Yo los separo cuando la hembra saca la otra puesta, es decir, cuando nacen los siguientes pichones.
Cuando se separan los pájaros con la rejilla para que el padre los termine de alimentar hay que ponerles aparte del agua, un comedero de pasta y otro de alpiste o mezcla para que aprendan a comer solos.

Pigmentación de los canarios rojos

Dentro de los canarios tenemos que diferenciar los canarios intensos, nevados y mosaicos, independientemente de la variedad que sean.
Los canarios de factor rojo provienen del cardenalito de Venezuela y son incapaces de sintetizar los pigmentos que colorean las plumas de rojo por lo que hay que suministrárselos en la dieta diaria durante la muda.
Los pigmentos más utilizados son el betacaroteno, el carophyll rojo y la cantaxantina. Estos colorantes se pueden mezclar entre si en distintas cantidades y proporciones dependiendo del clima, la variedad de canarios y la experiencia de cada uno.
La canta xantina y el carophyll son casi iguales porque este último se extrae de la canta xantina y la diferencia es que se asimila más lentamente.
El betacaroteno proporciona un color rojo apagado pero da más brillo a la pluma.
La cata xantina da un color rojo intenso pero su sobre dosificación da unos tonos violetas o amarronados.
La cantidad de carotenos que un pájaro puede asimilar es hereditaria. Según esté más cerca o más lejos del cardenalito. Por lo que hay que recurrir a híbridos con el cardenalito para mejorar el color rojo y la categoría de los animales.
Es conveniente utilizar durante la muda Calcicolina (drenador hepàtico) y Vitamina E para drenar el hígado e impedir la oxidación de las grasas.
Los colorantes para canarios de color rojo se oxidan fácilmente con la luz por lo que hay que conservarlos en sitios frescos, cerrados y con oscuridad.
Hay que procurar que no haya mucha luz en el criadero y no pasarse con la dosis.

¿Cuándo colorear? 

Los rojos intensos y nevados de cualquier variedad se colorean de nido, es decir, que hay que ponerles la pasta roja para que los padres los críen. Los pájaros al saltar del nido ya son rojos.
En los mosaicos se colorean a los 45 ó 50 días, es decir, cuando se separan de los padres. Al separar los mosaicos hay que mirar si tienen alguna pluma rota o partida para dar tiempo a que se reponga antes de empezar a colorearlos para que las plumas remeras se coloreen todas de la misma forma.
Los canarios mosaicos tienen que ser criados con pastas amarillas que no den doré.
La dosis adecuada es de 5 a 10 grs. Por kilo de pasta roja. Yo suelo emplear un kg. de pasta roja húmeda y medio kg. de pasta seca para absorber la humedad.
No es conveniente variar las dosis ni los colorantes durante la muda para evitar las diferentes tonalidades de rojo.
Si los canarios no se comen la pasta hay que obligarlos a comerla, un buen sistema sería quitarles la comida por la noche y dejarles la pasta sola y al mediodía ponerles el grano.

Pajarería Julio pajarería